miércoles, 11 de mayo de 2011

PELIGROS DE LA RADIACTIVIDAD


La contaminación radiactiva es producida principalmente por el uso de sustancias radiactivas naturales o artificiales, el uso de la energía nuclear y de la invención de la bomba atómica ha llegado a constituir un gran peligro de contaminación para la naturaleza y la humanidad; ya que se han esparcido por toda la tierra muchos residuos de los materiales contaminantes que se usan para realizar las pruebas nucleares, así como los residuos que quedan también en el agua que se usa para enfriar los reactores. Las pruebas más peligrosas son las que se realizan en la atmósfera y hacen que la fuerza producida por la explosión origine un aumento considerable de temperatura y la producción de gases y otros productos que son lanzados a la atmósfera; después con la acción del viento y las lluvias estas son arrastradas a otros lugares afectando a la tierra, cuando caen al suelo, ya que contaminan cultivos y las aguas de los lagos, ríos y mares. A este tipo de contaminación se le llama contaminación radiactiva indirecta la cual se encuentra en las cadenas alimenticias, empezando por el suelo y de ahí se esparcen a toda la tierra y plantas y los animales ocasionando degeneraciones genéticas en las especies, y llega al hombre por los alimentos contaminados que consume; siendo la leche uno de los principales medios de contaminación por estroncio 90 en los niños.

Es un fenómeno físico natural mediante el cual algunas sustancias o elementos químicos llamados radiactivos, emiten radiaciones que tienen la propiedad de impresionar placas fotográficas, ionizar gases, producir fluorescencia, atravesar cuerpos opacos a la luz ordinaria, etc. La radiactividad se utiliza para la obtención de energía, para usos médicos (radioterapia y radiodiagnóstico) y en aplicaciones industriales (medidas de espesores y densidades entre otras). 

Hasta ahora se sabía que personas muy contaminadas por radioactividad pueden contaminar a otras personas o las superficies que tocan. Por ejemplo, las personas que tengan polvo radioactivo en su ropa pueden extender la contaminación al sentarse o al abrazar a otra persona. 

Asimismo, las personas internamente contaminadas pueden exponer a otras personas cercanas a la radiación a través de los fluidos corporales, como la sangre, el sudor o la orina, si otras personas entran en contacto con estos fluidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada